CastellanoPortuguesEnglish 
 
imagen de un punto de la vía
A Vía RomanaRuta SenderistaAcceso a RecursosAcceso a Fototeca

VIAS ROMANAS en el Noroeste Hispanico, Vías de comunicación, conquista y expansión de la romanización y el comercio

Uno de los mayores regalos que nos lego el Imperio Romano es la red de calzadas que acabaron uniendo los lugares mas lejanos del imperio con su capital. El viejo proverbio popular de que todos los caminos llevan a Roma, fue cierto en los principios años de la era cristiana, cuando hablamos de las Vías Romanas, cuya principal fuente escrita sobre su trazado es el denominado Itinerario de Antonino, documento anónimo del siglo III.

Y así sucedió en el noroeste de la península íbera, durante los lustros finales del sigo I antes de nuestra era, se produce en el Noroeste Hispánico la definitiva conquista y anexión al dominio romano del territorio peninsular que faltaba aun por conquistar.

Inicialmente se produce un choque de civilizaciones, la urbana mediterránea y la rural castreña del finisterre Atlántico. Roma respeta aparentemente los módulos civilizadores de los países conquistados pero se aprestan a su pronta transformación mediante la aplicación de sus programas urbanísticos largamente elaborados.

Las tres legiones acantonadas en la franja norte peninsular son las encargadas inicialmente de dirigir la transformación.

En el noroeste se fundan tres núcleos urbanos estratégicos destinados a ser capitales de conventos jurídicos, circunscripciones que Roma establece para vertebrar el organigrama de sus dominios en al zona. Se trata de grandes parcelas administrativas cuyas capitales son Braga, Astorga y Lugo, la primera de ellas surgida casi de la nada y las dos siguientes campamentos de la conquista reconvertidos en asentimientos civiles.

Moinho Pero para el desarrollo y la romanización de la zona, además de fundación de núcleos poblaciones era necesario la comunicación de estos mediante una red viaria estable y organizada, imprescindible, tanto para hacer llegar los influjos comerciales y romanizadores como para facilitar el control militar y explotación minera de la zona. Todo ello coincidió en el tiempo con una profunda reorganización, mejor instauración, del cursus publicus, (correo público) llevado a cabo por el Emperador Augusto para todo el imperio; y el lejano noroeste Hispaníco no quedó al margen ni mucho menos de la atención romana.

La primera de las calzadas en ser construía fue la que unía Bracara con Asturica a través de Aque Faviae. Se inicio entorno al año 10 antes de Cristo, ya que los primeros miliarios conocidos de su inauguración datan del año 3-2 antes de la era. Seguía una derrota mas o menos rectilínea, comprendiendo, según el Itinerario de Antonino, las mansiones de Salacia, Praesidium, Caldunum, Ad Aquas, Pinetum, Reboretum, Compeutica, Veniatia, Paetavonium, Argentiolum, y Asturica Augusta.

Las mansiones eran una parada en al vía, normalmente establecida a una distancia conveniente de la anterior y con frecuencia poseedora de atractivos tales como paisaje excelente, aguas termales, coincidiendo con un núcleo habitado importante etc. Por el contrario, una mutatio era un establecimiento de muda de animales de tiro establecida normalmente cada cuatro o cinco millas, por lo que no contaba más que con un establo y la rústica morada de sus cuidadores.

A lo largo de la Vía XVII las mansiones más importantes del recorrido fueron Ad Aquas, convertida en tiempos de Vespasiano en Aquae Flaviae, actualmente la ciudad portuguesa de Chaves, que fue el primer municipio romano conocido de todo el amplio noroeste, y Paetavonium, actualmente Rosinos de Vidriales, en cuyas inmediaciones se asentaba un famoso campamento militar que, sin duda, tuvo mucho que ver con el trazado y construcción de la Vía misma.

 

Siguiente Siguiente

 

Interreg III AFeder
Piedras  
Diputación de PontevedraDiputación de CoruñaAyuntamiento de LugoUniversidad de Santiago de CompostelaInludesCsicMunicipio de BragaMunicipio de Vila VerdeMunicipio de Paredes de CouraMunicipio de ValençaMunicipio de Ponte de Lima
Vías Atlánticas : info@viasatlanticas.org Aviso Legal | Accesibilidad Web